sábado, 1 de marzo de 2008

no lo sé




No sé lo que me pasa a veces, que me enfado por tonterías, sin mucho sentido.
Que salto a la mínima, que me siento mal sin entender qué sucede, contesto mal...y va y lo que me fastidia más..es que me digas que me comprendes! pero si yo no me comprendo cómo puede ser que tú a mí sí???? Y tu respuesta es que me comprendes porque me quieres; a secas. Y yo sólo sé llorar y acabar riéndome diciendo...me está entrando hambre. Y nos reímos los dos, tras este absurdo. Y es que...

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. (1 Corintios (SBJ) 13)


Gracias por soportarme...con amor.

2 comentarios:

Maria dijo...

A veces tenemos salidas un poco raras, que nos cuestionan mucho...¿por qué habré hecho eso? ¿porque me comporto así? ...
Pero lo importante es que tengas a ese alguien que te apoye y te quiera y que te de su apoyo en esos momentos tan desconcertantes...
Me alegro mucho por tí.
Un besazo

Maria

Anónimo dijo...

El cuadro de Edvard Munch como casi todos los suyos es acogedor.
No te veo en el ni en las situaciones en las que estés más enfadada, desairosa, antipática.
¿Como no te va a comprender?
Es el amor, el corazón ciego el que de verdad comprende, ama, el que sabe de tu sonrisa, de tu corazón, de tu mirada, el que ter adora, el que comparte ese hambre de pan, de lágrimas, de sonrisas, de besos, de amoooooorrr.
Un abrazo: Sejo